Viajar en AC con hijos

Ideas para viajar con tus hijos

Monasterio de Piedra – Medinaceli – Sigüenza – Torija

En esta escapada os vamos a proponer no un plan, sino un planazo. 🙂 De todas las escapadas que llevamos escritas en el blog, esta es una de mis favoritas, y es que el Monasterio de Piedra es mucho Monasterio de Piedra.

Ya es la tercera vez que voy en mi vida a este lugar, y nunca deja de sorprenderme. Además, como hemos ido al inicio de la primavera (bueno, para ser rigurosos, eran los últimos días del invierno), pues había bastante agua, y eso es lo bueno. En la ruta Google Maps podéis ver que vamos a pasar por un pueblo que se llama Torija. Está al borde de la carretera, así que no habrá que desviarse nada. La siguiente parada será en Sigüenza, donde hay varias cosas para ver, pero nosotros sólamente nos detuvimos para ver el castillo, que es un Parador Nacional, y tomarnos allí un café y un refresco. La pernocta la hacemos en el área de autocaravanas de Medinaceli. Un auténtico descubrimiento. Tanto fue así, que al día siguiente, cuando fuimos al Monasterio de Piedra, en lugar de quedarnos allí a pernoctar (hay un camping a 3 km del Monasterio), volvimos a Medinaceli.

En esta escapada no hemos parado en ningún camping, así que no evaluaremos ninguno, pero si nos hacéis caso, probaréis a pernoctar donde os decimos. ¡ Menudo sitio !

Y antes de meternos de lleno en lo que veréis en estas paradas, quiero decir algo más. Parte de la ruta que os propongo vía Google Maps sale de la carretera principal, la A2, para ir al desvío de Sigüenza, y vuelve a entrar a la A2 pasado Medinaceli. Os digo que esa fue la mejor parte de la ruta a nivel de conducción. El paisaje por esas carreteras cambia completamente. Tanto es así, que si lleváis tiempo, yo os recomendaría salir antes de la A2 e ir por secundarias, porque hemos pasado unos pueblos pintorescos como mínimo, y la ruta se hizo muy agradable. Más larga, pero agradable. Así que esa es nuestra recomendación.

Bien, pues vamos a ver qué cosas nos encontraremos en los diferentes pueblos en la escapada de este post.

 

Torija

Este pueblo, pequeño y pintoresco, ha sido un descubrimiento. Al pasar por la A2, siempre llevamos el chip puesto en “castillos”. Les encanta a los niños. Así que como desde la A2 se ve el Castillo de Torija, decidimos salir y echar un vistazo.

Podéis dejar la autocaravana en el parking de la plaza que está enfrente del Castillo. Eso sí, el Castillo por fuera está muy bien, pero por dentro está rehabilitado y es moderno, y es el Museo del Viaje a la Alcarria, dedicado a la obra de Camilo José Cela. La chica que estaba a la entrada fue muy amable y nos dejó fotografiar a los niños con unas armaduras que tienen pasada la línea de caja. Así que, si nos estás leyendo, gracias. 🙂

En la foto anterior, podéis ver la fachada interior del castillo, completamente moderna, con la torre reflejada en los cristales. Una vez pasas la puerta de entrada al castillo, os encontráis con este moderno edificio. En la rehabilitación conservaron únicamente el exterior del castillo.

 

Sigüenza

En esta localidad paramos para hacer una sola cosa: ver el castillo.

Hay otras cosas que ver en Sigüenza, pero nosotros sólamente paramos para esto, y esto es lo que os cuento.

Este castillo es, como el de Alarcón, un Parador Nacional. Lo que ocurre es que se puede pasar dentro, al patio, y a la cafetería. Así que algo es algo. Aunque ya de por fuera, merece la pena la foto. La que veis está hecha desde un parking donde había varias autocaravanas con matrícula extranjera. Me acerqué a unos holandeses a preguntarles si habían pernoctado allí y me dijeron que sí. Estaban un poco rojos por estar sentados al sol, y por la cerveza… jajajaja… Pero bueno, habían estado unos días en la zona y me decían que todo era muy tranquilo. Las AC’s estaban en una zona de campo verde justo al lado de la zona de parking. Unas bonitas vistas para pasar la noche.

 

Medinaceli

Yo no conocía este pueblo. Me refiero al pueblo medieval que está arriba del pueblo moderno. Tenéis que ir al conjunto arquitectónico, o si preferís, al arco romano. 🙂

Cuando inicialmente hice la ruta para esta escapada no me imaginaba que saldría tan bien. Vamos de menos a más, que es lo más interesante en los viajes. La foto que tomé del arco, a mí personalmente, me encanta. Era una noche limpia, sin nubes, no hacía demasiado frío, y me permitió salir a hacer un vídeo por las calles del pueblo medieval, sin apenas gente.

Bueno, no ganaré un Óscar, pero tampoco lo busco. 🙂

El paseo de noche es una pasada, porque los recovecos que tiene el pueblo, los pasadizos estrechos y las calles empedradas te llevan a otra época. Me gustó mucho.

Lo bueno para los niños nos lo encontramos a la mañana siguiente, al salir el sol. El área donde estábamos tenía para aguas grises, rellenar agua, y para residuos sólidos. No vi para vaciar aguas negras, aunque tampoco lo busqué, para seros sincero.

Pero bueno, a lo que voy. El parque para los niños, con césped, y un chiringuito en el medio para poder tomarte algo mientras los niños juegan, es una pasada. Sobre todo si no hay mucha gente 🙂 como fue nuestro caso.

Os dejo esta foto que hice cuando llegamos al área. Había otras 3 o 4 AC’s más. Pero a la mañana siguiente conté 9 AC’s.

Hice muchas fotos en Medinaceli, del pueblo, de sus calles, de sus pasadizos. He subido las mejores a nuestra cuenta de Instagram. También podéis ver allí más fotos del resto de paradas de esta escapada, y un montón de la siguiente etapa: El Monasterio de Piedra.

He preferido hacerlo así para no cargar en exceso este post, porque aunque es una escapada corta, la verdad es que hice muchas fotos, porque todo merecía la pena.

 

El Monasterio de Piedra

Cuadramos la llegada al Monasterio de Piedra para comer allí, en el parking, y después entrar a ver el Monasterio (una media hora en visita autodidacta, y unos 45 minutos con la guiada), y llegar justo a las 16:30 a ver el espectáculo de vuelo de aves rapaces,y luego hacer la visita a la zona de las cascadas. Terminamos a la hora del cierre, a eso de las 19:00 horas.

El pequeño, que tiene cuando hacemos este post dos años y medio, tuve que llevarlo en brazos la parte final del recorrido. Demasiado para él. Se comportó perfectamente, pero claro, el agua es el agua. 🙂

Bueno, por poner una foto del Monasterio, he elegido una que forma parte de una sala a modo de exposición, y que queda muy bien… jajaja…

En serio, merece la pena ver el Monasterio. Como os decía la inicio del post, esta es la tercera vez que voy a este sitio, y creo que antes no había visitado el Monasterio, que por cierto, es un hotel, y os podéis alojar en él.

A nuestros efectos, de pernoctar en el parking, os tengo que decir que he leído en varios blogs por ahí que dicen que se puede pernoctar. Lo cierto es que un guarda del Monasterio se queda hasta las 21:00 horas diciendo que no es así, y que no se permite el parking. Te dice que hay un descampado en el pueblo donde se puede parar, y que también hay un camping cerca.

En esos blogs decían que todo era publi del camping, pero no es así. El tipo, yo hablé con él mientras los niños se duchaban y cenaban, porque nos fuimos a las 21:30 de allí, trabajaba para el Monasterio de Piedra, e incluso iba con su uniforme bien rotulado, y en el coche 4×4 que tienen en el Monasterio, así que no había duda. Te dejan quedarte hasta las 22:00 horas, y luego hay que irse.

La verdad es que creo que si te quedas en la explanada que no les pertenece a ellos, no habría problema, pero ciertamente, pensad una cosa: ¿qué necesidad tengo yo de discutir a la mañana siguiente cuando el tipo volviera sobre estos temas? Si no quieren que haya pernocta en el parking y antes si lo permitían será por algo. Igual han tenido alguna mala experiencia con algún guarro, que los hay.. jajajaja… Pero bueno, lo cierto es que la explanada donde estábamos no era cómoda para dormir, porque había desnivel, así que decidimos volver al área de Medinaceli, y así los niños tendría parque a la mañana siguiente, y nosotros podríamos vaciar aguas grises y tomarnos un café en el parque con los nenes.

Mi reflexión: Si la gente acatase las voluntades de otros en lugar de luchar contra ello, cuando son cosas simples, España sería diferente. Y me refiero a que si te dicen que no les gusta que duermas allí, pues hombre, si no es fuerza mayor, vete, que no hace falta discutir. Esto creará un clima de más tolerancia hacia todos, y quizás algún día vuelvan a permitir pernoctar allí, o en cualquier otro sitio.

Bueno, pues esta tarde la pasamos viendo cascadas. Os paso algunas fotos, pero si queréis ver más, visitad nuestra página de Instagram.

 

Cueva de detrás de la cascada

 

Esta me llamó la atención por estar recubierta de vegetación

Bueno, espero que os haya gustado esta escapada. Para terminar os dejo un vídeo de buena parte del recorrido, para que sepáis qué os vais a encontrar en el Monasterio de Piedra.

Deja un comentario